Contador, Purito, Quintana, Landa, Aru, Izagirre e Intxausti, en Etxebarria

Todavía no ha empezado la temporada, los corredores van perfilando su calendario y ya hay carreras y carreteras que se van a llenar de estrellas, de nombres importantes del ciclismo mundial, del presente y del futuro de este deporte.

La Vuelta al País Vasco-Gran Premio Banco SabadellGuipuzcoano, que se celebrará entre el 4 y el 6 de abril, cuenta cuatro meses antes de ponerse en marcha con una nómina de participantes que asusta, a falta de conocer otras muchas formaciones que a buen seguro también llegarán con corredores importantes, de los que están en lo alto de la escalera de este deporte.

De momento, sólo con los que ya han confirmado que van a venir a la Vuelta al País Vasco se puede decir que la competencia, en determinados casos, resultará feroz. Movistar ha confirmado a Nairo Quintana y Jon Izagirre, un ganador de la prueba (2012) y Jon, tercero el año pasado cuando ganó Purito Rodríguez, que también ha puesto la carrera en su calendario, al igual que Alberto Contador, vencedor en 2008, 2009 y 2014.

En la Vuelta al País Vasco estarán los últimos vencedores puesto que Samuel Sánchez será de la partida en el BMC. El italiano Fabio Aru también cuenta con la carrera en su programa, al igual que Mikel Landa y Beñat Intxausti, los dos con sus nuevos colores del Sky. Más no se le puede pedir a una prueba de seis días. De todos esos corredores, la mayoría tendrán su estreno en una carrera de tres semanas en el Tour. Únicamente Mikel Landa y Beñat Intxausti se van a centrar en el Giro, mientras que Jon Izagirre estará en la Vuelta a España.

Sólo con los nombres que hemos citado la Vuelta al País Vasco tiene figuras de sobra. Pero habrá muchos más ciclistas de nivel, de los importantes, con una media de calidad que será muy difícil de poder ver a lo largo del año hasta el Tour.

Organizaciones Ciclistas Euskadi, en un año importante para los organizadores, va a tener el foco del ciclismo mundial muy iluminado.

¿Un tercer final en alto?

¿Qué se van a encontrar esos corredores y el resto de grupos participantes? Normalmente serán 19 o 20 equipos los que estén en la salida de Etxebarria, en Bizkaia. Lo que preparan los organizadores es un trazado duro. Comenzando por el final. Se puede decir que la crono de la última etapa con salida y llegada en Eibar tendrá 19 kilómetros.

En total, de Eibar hasta el alto de Arrate habrá siete kilómetros, de los que 5,4 kilómetros serán en subida y 1,2, de llano. La ascensión por Azitain y Orbe será de 4.300 metros. Luego les quedará la bajada y ese final en Eibar. El resto de la prueba no desmerece: en el estreno entre Etxebarria y Markina se volverán a pasar las subidas que ya se vieron en la contrarreloj de Markina-Xemein. Repechos exigentes. La segunda etapa terminará en Álava, ¿Vitoria? O quizá en una subida corta de tres kilómetros. Un tema a decidir. No hace falta rebuscar mucho para afirmar que camino de Lesaka pasarán esa trilogía de Aritxulegi, Agiña y La Piedad (en Igantzi) antes de la llegada.

Luego, para no desmerecer lo que suele ser habitual la Vuelta al País Vasco, camino de Orio en la cuarta etapa estará Jaizkibel de por medio, con un final muy nervioso, en el que igual no falta el muro de Aia. Y luego, en la llegada del viernes a Arrate, meterán un ‘murito’ nuevo que romperá la carrera, o lo que quede ella. Con dos finales en alto, que pueden ser tres, la carrera alcanza una dimensión espectacular.

Fuente : Diario Vasco

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*