Mil euros de recompensa por la bici

Un arrasatearra gratificará la pista que le conduzca a recuperar su bicicleta robada. A Dani Molinero le sustrajeron su bicicleta deportiva de un garaje subterráneo cerrado la semana pasada

Los ladrones de bicicletas hacen su agosto en verano, y no sólo con los modelos más modestos que encuentran candados en la calle. Las bicis de alto standing permanecen normalmente a buen recaudo, guardadas en garajes y trasteros. Pero ni siquiera ahí están seguras. Y si no que se lo digan al joven arrasatearra Dani Molinero, que con hondo disgusto descubría el viernes pasado que le habían sustraído la magnífica Canyon Real que guardaba en su plaza de garaje cerrado. Fue un robo premeditado y deliberado. Los cacos sabían lo que buscaban y dónde encontrarlo.

De las más de cien plazas cerradas existentes en el garaje subterráneo de su casa, en las viviendas nuevas de la calle Udalpe, «sólo forzaron mi garaje». Reventaron el bombillo y se llevaron la bici. «En él guardaba además otras cosas de valor que los ladrones ni tocaron», explicaba Molinero.

Su caso no es aislado. Meses atrás se produjo también una sustracción similar en otro garaje de Mondragón. Pero el caso de Molinero ha tenido una mayor repercusión después de que denunciara el robo en las redes sociales y ofreciese una recompensa de mil euros a quien le ayude a recuperar su bicicleta deportiva. «Para quien me diese una pista que llegase a buen puerto, 1000 euros de gratificación» prometía Molinero en Facebook.

Dani es consciente de que la recuperación de su Canyon Real es muy difícil. Sabe que tramas organizadas se dedican a sustraer bicis de estas características que después venden en el mercado de segunda mano, ligeramente modificadas para disfrazar su aspecto o, lo que es peor, desguazadas para su venta por piezas. Pero mas allá del disgusto por la pérdida de su Canyon Real, lo que más desazona a Dani Molinero es la sensación de que «me han estado vigilando». Obviamente, alguien había reparado en la máquina que poseía Dani Molinero y conocía dónde la guardaba. Esa inquietante certeza le lleva a recomendar a los aficionados al ciclismo «que refuercen sus medidas de seguridad».

Fuente : Diario Vasco

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*