El 15M y Occupy Wall Street

 

Sospechoso silencio acerca de la estrecha conexión entre la denominada “primavera árabe” y la orquestación por parte de la CIA y el gobierno de EEUU

 

Cuando surgieron los movimientos del 15M y Occupy Wall Street, parecía como si la izquierda antiimperialista hubiese olvidado de pronto que aquellos mismos medios “alternativos” que en ese momento estaban prestando todo su apoyo y cobertura mediática al movimiento indignado, habían guardado pocos meses antes un más que sospechoso silencio acerca de la estrecha conexión entre la denominada “primavera árabe” y la orquestación por parte de la CIA y el gobierno de EEUU de la desestabilización de Oriente Próximo mediante el uso de ONGs y las redes sociales, en lo que en aquel momento empezaba a conocerse como una nueva generación de “revoluciones de colores”, que ya habían ocasionado tan fecundos resultados en los Balcanes y Europa del Este diez años atrás.

En realidad, los argumentos en favor de ese olvido “premeditado” eran tan claros como simples: si el 15M y Occupy Wall Street eran movimientos sociales que se identificaban claramente con la izquierda más antisistema y antiimperialista, entonces era de cajón que tanto el apoyo como la cobertura mediática ofrecida por medios “alternativos” como el Huffington Post, Adbusters o Global Voices a los indignados que acampaban en la plaza Sol y en el Zuccotti Park, no eran sino la indiscutible confirmación de que tales medios, a pesar de todo, seguían manteniendo su compromiso con los valores clásicos de la izquierda.

Fuente : Tena Carlos

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*