Un ménage à trois con disimulo

El pacto que acaban de firmar los líderes del PSOE y Ciudadanos tiene algo de “ménage á trois”, pero el pudor y recato del primero impide que los medios denuncien el noviazgo a tres bandas que Sánchez protagoniza, con un Rivera encandilado ante la aceptacion de las condiciones que puso en la mesa antes de ir al tálamo.

Es natural que se le hayan hinchado los errejones al Club de Pablito, que ahora tiene que esperar a que le reclamen al lecho para refocilarse junto a la ya pareja feliz.

Esa sensación de ser el tercero en la cama, no es del agrado de unos muchachos cuya prepotencia ya inquieta a las bases del colectivo.

Los asesores espirituales de esta congregación juvenil con ropa de Zara y Springfield (Monereo, Errejon Senior, Alba Rico, Urban, Alegre…) deberían saber que Sánchez no saltaría por encima de barones y ex presidentes, de empresarios y altos cargos de organismos europeos. Y no lo haría nunca, porque es un socialdemócrata del siglo XXI. Como ellos.

El montaje que sus señorías podemistas escenificaron en el parlamento para “épater le bourgois“, que ni fue espontáneo ni natural, protagonizado por niños/as de la clase media y alta interpretando el papel de proletarios, soliviantó a los/as de siempre.

Y son, precisamente, quienes han llamado a capítulo a Pedro Sánchez para que “ponga orden”, antes de que el apuesto candidato acuda medio desnudo a una investidura todavía en el aire, porque las órdenes del Banco Mundial, el FMI y el Banco Europeo no pueden ser discutidas.

Tsipras fue el primer socialdemócrata que demostró su verdadero talante, apuñalando por la espalda a quienes le habían votado.

A Iglesias se le escapa algo evidente: que Sánchez no le rechaza, sino que le protege con mimo y cuidado. Pedro no resistíría que el corajudo presentador de “Fort Apache” padeciera la vergüenza que Alexis exhibe impúdico en Atenas. Aunque estoy seguro de que a Pablo, eso le importa tres bledos.

Aún así, estoy convencido de que en el PSOE hay voluntades  sobradas para ofrecer a Podemos algunas carteras ministeriales.

Una propina que podría paliar la rabieta que hoy no deja dormir a la plana mayor del Club.

Fuente : Carlos Tena

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*