La diplomácia de guerra

mismo grupo

Con EE.UU. a la cabeza, varios países miembros de la Unión Europea se reunieron para debatir la situación en Siria, discutir sobre la participación de la aviación rusa en la lucha antiterrorista y por supuesto, decidir “qué hacer” con al-Assad.

En declaraciones a la prensa, el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Harlem Desir, desde el más absoluto desconocimiento, acusó a Rusia de no atacar al grupo terrorista Estado Islámico y “apoyar el régimen de Bashar al-Assad”.

Según Desir, “la transición política es la condición para la paz, y para la paz en Siria se necesita una transición política. Esta debe hacerse sin Bashar al-Assad (…), responsable en lo esencial de las víctimas de esta guerra civil”, sin mencionar, por supuesto, a los verdaderos responsables de la crisis.

Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Philip Hammond, señaló que podría haber cierta “flexibilidad” sobre el momento de la partida de al-Assad -algo que da por hecho-, pero que existe un serio peligro de que “los rebeldes se unan entonces a los grupos radicales”.

Ya el presidente norteamericano, Barack Obama, había expresado su desacuerdo con cualquier pacto que incluyera la presencia del jefe de Estado sirio.

Prosiguen un discurso prediseñado, después que el presidente ruso Vladimir Putin sugiriera una nueva forma de enfrentar al grupo Estado Islámico y a todas las bandas terroristas anexas que operan en Siria, y el Senado de Moscú aprobara la participación militar en el conflicto.

LA VERDAD OCULTA

Estos “diplomáticos de la guerra”, al parecer, no tienen una idea clara de cómo enfrentar el conflicto que ellos crearon y que ahora se encuentra en un viraje completamente desfavorable a sus pretensiones hegemónicas.

Desde que comenzó la incursión aérea rusa, el grupo terrorista Estado Islámico ha perdido casi el 40 por ciento de su infraestructura a consecuencia de los bombardeos.

El francés Harlem Desir habla de una “guerra civil”, cuando en realidad Siria soporta y enfrenta una agresión internacional, donde participan mercenarios de más de 50 países, financiados, armados y entrenados, entre otros, por su propio gobierno.

No hizo referencia alguna a las discusiones de paz surgidas al calor de la crisis, las cuales llevaron a la mesa de negociaciones al gobierno de Damasco y a las principales agrupaciones políticas opositoras que dentro del país, también repudian la intromisión foránea en los asuntos internos sirios.

Pero se impone una pregunta que debía responder el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos: ¿quién ha estado enfrentado al Estado Islámico, al Frente al-Nusra y a todas las bandas terroristas que operan en Siria hasta hoy?

Durante más de cuatro años, en más de 400 frentes de combate y con pérdidas humanas que superan los 50 mil hombres, el Ejército Árabe sirio, capitaneado por Bashar al-Assad, ha resistido la embestida de casi 300 mil hombres armados y pagados precisamente por Occidente.

Fuente : tena carlos

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*