Grecia vive su primer día de ‘corralito’

Crisis Grecia

Atenas impone un límite a las retiradas de depósitos de 60 euros por persona. Tsipras anuncia que ha solicitado nuevamente una prórroga del rescate. El primer ministro asegura que los depósitos de los griegos no corren riesgo y el pago de salarios y pensiones están garantizados. Los turistas y cualquier persona con una tarjeta de crédito emitida en el extranjero no están afectados por los controles impuestos

con los bancos cerrados tras la imposición esta madrugada de un corralito, que limita a 60 euros las retiradas en efectivo de los cajeros automáticos y contiene medidas de control de capitales que superan con creces las vividas hace dos años en Chipre.

Los bancos permanecerán cerrados seis días, hasta el 6 de julio, aunque este periodo podría acortarse o extenderse por decisión del Ministerio de Finanzas.

Tan solo un acuerdo in extremis puede ahora evitar que Grecia entre en una dinámica similar a la vivida hace dos años en Chipre, con bancos cerrados durante doce días y unas restricciones al flujo de capital que se extendieron casi dos años, pero con consecuencias posiblemente mayores, pues Grecia es más grande y la crisis económica mucho más profunda.

Los turistas extranjeros en Grecia y cualquier persona con una tarjeta de crédito emitida en el extranjero no están afectados por los controles impuestos por las autoridades griegas para sacar dinero de los cajeros automáticos. El Ejecutivo heleno quiere tranquilizar de esta manera a los visitantes, en un momento álgido para la temporada turística, y que son el motor de la economía del país.
La Bolsa de Atenas también cerrará al menos una semana

La Bolsa de Atenas no abrirá este lunes y permanecerá cerrada al menos durante una semana, el mismo tiempo en el que se prevé que dure el cierre de las entidades bancarias griegas.

El cierre de los bancos supone la suspensión de las operaciones del sistema conocido como Target 2, que procesa las transacciones bursátiles, por lo que la Bolsa no puede operar si no lo hace la banca.

Tras una semana de subidas por el optimismo sobre un acuerdo entre el Gobierno griego y los acreedores internacionales, el Mercado de Valores de Atenas (ATHEX) cerró a 797,52 puntos.

En un mensaje televisado Tsipras ha acusado al Eurogrupo de haber precipitado esta situación al haber negado a Grecia una prórroga del rescate para que « un pueblo soberano ejerza su derecho soberano de votar democráticamente », un decisión que ha calificado de « chantaje ».

Tsipras había pedido prolongar la vigencia del rescate, que expira el martes, tras anunciar la convocatoria de un referéndum en el que la ciudadanía deberá decidir sobre la propuesta de acuerdo de las instituciones (Banco Central Europeo, Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional), rechazada por el Gobierno.

El primer ministro había pedido « unos días » para dar a la población de ejercer su voto « sin presiones ». « La negativa de la prórroga conduce a (la aplicación de) medidas de restricciones bancarias en la retirada de depósitos », ha afirmado escuetamente Tsipras, quien ha pedido a la población « calma » y « sobriedad » en los próximos días. El primer ministro ha asegurado que los depósitos de los griegos no corren riesgo y el pago de salarios y pensiones están garantizados.

Según Tsipras, la negativa de los ministros de la eurozona de conceder esta prórroga fue la que llevó al BCE a no elevar el límite de créditos que pueden pedir prestados los bancos griegos. El techo de estos préstamos se encuentra actualmente en unos 90.000 millones de euros, un monto que, según los medios, prácticamente se ha alcanzado.

Tsipras pide otra prórroga

En un intento de evitar males mayores, Tsipras ha enviado una carta al presidente del Consejo Europeo, a los 18 jefes de Gobierno de la eurozona, así como a los líderes de las instituciones y el Parlamento Europeo con una nueva solicitud de prórroga.

« Espero una reacción inmediata a una demanda democrática elemental », ha dicho para añadir que « ellos son los únicos que pueden, tan pronto como sea posible, incluso esta noche, revertir la decisión del Eurogrupo y permitir al BCE restaurar el flujo de liquidez de los bancos ».

Tras el anuncio de Tsipras, el líder de la oposición y ex primer ministro Andonis Samarás se ha sumado a los llamamientos a la calma al tiempo que pidió al jefe de Gobierno que « cancele inmediatamente » el referendo, que ha calificado de « parodia ». « Nuestra patria debe permanecer en el corazón de Europa y en el euro », ha dicho Samarás quien ha culpado a Tsipras de ser el responsable del cierre de bancos.

Desde que pasada la medianoche del viernes Tsipras anunciara la convocatoria de un referéndum se empezaron a formar colas delante de los bancos, aunque sin alcanzar las longitudes vividas en Chipre. Mucha gente reaccionaba así a la inseguridad de poder tener efectivo para los gastos más inmediatos, como la compra de la semana o el pago de facturas. Por ahora, en cambio, no se han vivido escenas de tensión o violencia.

Obama y Merkel, unidos

El presidente estadounidense, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, están de acuerdo en que Grecia debe retomar el camino de las reformas y evitar su salida de la zona euro, ha señalado la Casa Blanca.

En una llamada telefónica en la que conversaron sobre la crisis griega, Obama y Merkel « coincidieron en que era de vital importancia hacer todo lo posible para retomar un camino que permita a Grecia reanudar las reformas y recuperar el crecimiento en la zona euro », ha precisado en un comunicado el Ejecutivo estadounidense.

Fuente : Diario Vasco

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*