El sí ha ganado en escaños y en votos.

Ya se puede escribir la historia más gloriosa de Cataluña. El soberanismo logra la mayoría absoluta en el Parlament, y desde la noche electoral ya ha interiorizado que cuenta con la inercia suficiente para iniciar el camino hacia la independencia.

Los líderes de Junts pel Sí, la coalición entre Convergencia y ERC, lo dejaron ayer muy claro. Su victoria en las urnas, con 62 diputados, les supone un “mandato democrático” con el que iniciar el camino a la separación de España, proclamaron Artur Mas, presidente en funciones de la Generalitat, y su socio de Esquerra Oriol Junqueras. En sus palabras está implícito el apoyo de la formación de izquierda radical nacionalista CUP, con 10 escaños, que ya ha anunciado que estos resultados implican “decir adiós” a Madrid. Ambas fuerzas suman 72 representantes en una Cámara compuesta por 135. En votos, los más de 1,9 millones que suman suponen el 47,86% de los emitidos. El reto ya está en marcha.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*