diferencia de salarios.

La diferencia de salarios entre la costa y el interior revela una Cantabria de dos velocidades.

La diferencia de salarios entre la costa y el interior revela una Cantabria de dos velocidades: Los trabajadores de la capital cántabra ganan 5.280 euros más al año que los de Torrelavega

Igual que hay dos españas, también hay dos cantabrias. El corte no es ideológico en este caso, sino por el tamaño de la cuenta corriente. Las declaraciones de la renta presentadas a Hacienda permiten dibujar una frontera en el mapa muy nítida y que depende, exclusivamente, de las nóminas de los residentes en cada municipio. Hay un norte rico, el de los territorios de la costa, volcados en un turismo en alza, y un interior más pobre, apoyado en un sector en declive, como el ganadero. Y las diferencias no son de pocos céntimos. Vivir en Santa Cruz de Bezana supone tener de media más del doble de ingresos brutos al año que residir en Soba.

La costa, con Castro Urdiales (28.222 euros brutos al año de media) y Santa Cruz de Bezana (29.683) a la cabeza, ha ido ganando peso económico con el paso de los años en detrimento del que siempre fue el cinturón industrial próspero de la comunidad autónoma, el formado por Santander, Torrelavega y Reinosa. Los movimientos de población, sobre todo los de la capital a las localidades limítrofes, y del País Vasco a la zona oriental de la región, son las causas principales del traslado del eje tradicional de la riqueza.

Las claves

1. La renta media de los residentes en Bezana es el doble que la de Soba.

2. Los diez municipios más ricos están en la costa y los más pobres, en el interior.

3. Bezana se beneficia de las rentas de Santander, y Castro de las de Bilbao.

4. Liendo, con sólo mil habitantes, es el cuarto territorio más rico.

5. Torrelavega tiene 25 municipios por delante. Reinosa aguanta en el Top 15.

De hecho, los vecinos de Santander (27.167 euros) perdieron hace ya veinte años el privilegio de ser los que más cobraban de la comunidad autónoma. A partir de 1996 comenzó esa tendencia que llevó a Bezana y a Castro a los puestos más altos del ranking, pero que también empujó hacia arriba otros como Piélagos (25.993 euros) o Camargo (23.501). Esto tuvo otras consecuencias directas en Santander, como mayores niveles de desigualdad. El Gobierno regional lo explicaba así en su día: «Los ciudadanos de la capital que fijan su residencia en municipios cercanos son de renta media-alta y media. El resultado es que en Santander se quedan sólo las altas y las bajas».

Sin embargo, la capital cántabra mantiene bien el tipo en la comparación con otras grandes ciudades de su entorno. La renta media anual de sus trabajadores es superior a la de Gijón (25.518), La Coruña (26.450) y Logroño (25.554), aunque menor que la de Oviedo (27.339), según el estudio hecho por el Ministerio de Hacienda a todos los municipios del país con más de mil habitantes –excepto País Vasco y Navarra–.

Torrelavega se hunde

En Castro Urdiales el análisis es todavía más evidente. Alrededor del 35% de los vecinos censados en el municipio son naturales de Vizcaya. Esa presencia se ha traducido en beneficios de tipo económico y convertido a Castro en uno de los territorios más ricos de la región.

De este fenómeno ya se hacía eco hace dos décadas una publicación de la Universidad de Cantabria, elaborada por 19 especialistas, titulada ‘De la montaña a Cantabria: la construcción de una comunidad autónoma’. «El aumento del nivel medio de renta y del flujo de alumnos a la universidad son coincidentes a medida que nos aproximamos de las comarcas de montaña hacia la ‘T’ dominante (Reinosa, Torrelavega y la costa). La decimonónica desigualdad sector público/sector privado se ha convertido en desigualdad entre el medio urbano y el medio rural», se puede leer en el libro.

Los que más ganan

Municipio / Nómina bruta al año

1. Santa Cruz de Bezana / 29.683

2. Castro Urdiales / 28.222

3. Santander / 27.167

4. Liendo / 26.270

5. Piélagos / 25.993

6. Guriezo / 24.604

7. Villaescusa / 23.889

8. Marina de Cudeyo / 23.708

9. Argoños / 23.498

10. Camargo / 23.501

Los que menos ganan

Municipio / Nómina bruta al año

1. Soba /13.169

2. Valderredible / 15.570

3. Camaleño / 15.870

4. Val de San Vicente / 16.105

5. Villacarriedo / 16.833

6. Molledo / 17.005

7. Rionansa / 17.037

8. Cabuérniga / 17.240

9. Cillórigo de Liébana / 17.456

10. Corvera de Toranzo / 17.574

Pero esa ‘T’ imaginaria de la que hablaba la Universidad y que soportaba la economía regional ya se ha roto. Torrelavega (21.887 euros) y Reinosa (23.142), en otro tiempo con un fuerte peso económico, sufren ahora el lastre de la debacle industrial producida por la crisis. La capital del Besaya tiene 25 municipios por delante en el ranking de Hacienda, mientras que los reinosanos aguantan en el top 15. Sin ir más lejos, el Consejo Económico y Social (CES) señala a Cantabria como la única comunidad autónoma con pérdida de peso industrial en su PIB del año pasado.

Hay casos que llaman la atención del estudio que Hacienda ha hecho en los 70 municipios cántabros con más de mil habitantes. El de Liendo es uno de ellos. Con poco más de un millar de vecinos, se cuela en cuarta posición de las rentas medias más altas (26.270 euros). La clave ha sido su transformación de un territorio eminentemente ganadero a ser una zona de residencia de mucha gente que trabaja fuera y que elevan ese nivel de renta.

El campo, mal parado

Eso no ocurre en Soba. Aunque tiene una población similar, de apenas mil personas, es el municipio que sale peor parado en el ranking. Sus vecinos declaran unos ingresos brutos anuales de sólo 13.169 euros. Justo la mitad que en Liendo. «Nuestra principal actividad es la ganadería y estamos sufriendo de lleno el derrumbe del precio de la leche. Sale más caro producirla que venderla. A eso hay que sumar que tenemos muchos jubilados del sector agrario que apenas cobran una pensión de 700 euros mensuales», explica el alcalde de Soba, Julián Fuentecilla.

Fuente : El diario de montanes

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.

*